Esterilización de mascotas: Mitos y Verdades

Según datos aportados por la WSPA (Sociedad Mundial de Protección Animal) una hembra canina con una vida reproductiva de 6 años puede generar una descendencia de 60,000 nuevos caninos, similar a lo que ocurre con las hembras felinas. Aquí es donde radica la importancia de la esterilización, ya que de realizarse de manera oportuna podemos evitar el abandono y la sobrepoblación canina y felina.

La mejor manera de lograr conciencia en la población respecto a la esterilización y como promoción de la tenencia responsable es por la vía de la educación.  De ahí lo importante de informar de algunos mitos que existen en la población acerca de la esterilización de nuestras mascotas.

MITO VERDAD
La hembra, para poder ser esterilizada, necesita haber tenido una camada por lo menos. Esta es una de las más grandes mentiras que rodean a la esterilización, y la verdad es todo contrario; está demostrado científicamente que al realizar la esterilización en hembras antes de su primer celo se disminuye casi al 100% la posibilidad de presentar en su vida adulta tumores en glándula mamaria (cáncer de mama). Otro problema de importancia es la piometra, una infección focalizada en útero  que se presenta independientemente de una vida reproductiva o no, ya que es causada debido a efectos hormonales sobre el aparato reproductor de las hembras.
El animal esterilizado engorda excesivamente. Una mascota esterilizada disminuye su tasa metabólica por lo que sus requerimientos energéticos para cubrir sus necesidades energéticas diarias también son menores por lo que se debe disminuir la cantidad de alimento de nuestra mascota. Lo ideal es conversarlo con el profesional veterinario.
Los animales esterilizados pierden su inteligencia y sus cualidades No importa la edad en que su animal haya sido esterilizado, éste seguirá siendo un compañero cariñoso y protector. Cualquier cambio será positivo, pues los perros y gatos esterilizados viven vidas más largas y sanas, en promedio dos o tres años más que aquéllos que no lo están.
Solo se debe esterilizar a las hembras, no a los machos Este es otro error común de las personas.  Un perro sexualmente activo puede preñar a muchas hembras a la semana y contribuir a la sobrepoblación animal.
Priivar a mi mascota de su sexualidad es una crueldad Los perros y gatos se reporducen debido a instintos biológicos y reproductvos que duran sólo por el cortejo y la cópula nada más, por lo tanto, las mascotas esterilizadas no se sienten privadas sexualmente.

 

Valorar: 
3
Promedio: 3 (1 votos)