El maltrato animal en Chile, ¿se castiga realmente?

En Chile el maltrato animal no se castiga.

Efectivamente, existe una ley de maltrato animal que establece penas y castigos pero en la práctica, pese al esfuerzo de muchas personas e instituciones, las herramientas legales son bastante pobres a la hora de castigar el maltrato animal.

Basta con leer la ley vigente:

Artículo 18.- Reemplázase el artículo 291 bis del Código Penal, por el siguiente:

     "Artículo 291 bis.- El que cometiere actos de maltrato o crueldad con animales será castigado con la pena de presidio menor en sus grados mínimo a medio y multa de dos a treinta unidades tributarias mensuales, o sólo con esta última.".

 

¿Qué significa lo anterior?

En la práctica, que nadie cumplirá penas aflictivas (privación de libertad) por cometer maltrato animal.  Sólo se le castigará con una pena en dinero, porque la pena de presidio menor nadie la cumple debido a la "irreprochable conducta anterior", frase tan manoseada y abusada en los casos judiciales.  En resumen, el abusador será multado y listo.  Tal vez vaya preso por no pagar la multa pero por el maltrato, nada.  Y todo el esfuerzo por obtener las pruebas, imágenes, atención veterinaria, certificaciones, etc, se perderán porque no pasará nada.

Los que trabajan obteniendo medios de pruebas son las unidades policiales de la Brigada de Delitos Medioambientales de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) y Carabineros de Chile, pero los demás actores no hacen su trabajo.  Los fiscales saben que estos delitos no tienen penas aflicitvas y como el tema no es relevante para ellos, no hacen nada, salvo que sea un caso de mucha notoriedad pública y haya interés de la prensa, pero en general, todo queda en nada.  Los jueces, por otra parte, solo se dedican a aplicar la ley.  No aplican criterio ni interpretan la ley, solo la aplican y listo, salvo excepciones en las que envían a los maltratadores a prisión preventiva por un máximo de 5 días, que es lo permite la ley en general en estos casos.  

Por otro lado, los políticos están tan ocupados legislando para ellos mismos, subiéndose la dieta, asignándose nuevos beneficios y cosas por el estilo, que no tienen tiempo ni ganas ni interés en este tema.  Basta con revisar el historial de los intentos de legislar contra el maltrato animal.  A menos, eso sí, que a algún "honorable" se le pierda el perro.  Ahí llaman a la prensa, a los grupos animalistas y se comprometen a legislar.  Hasta que aparece la mascota y todo se olvida.

¿Te parece justo?

Dicen que las excepciones confirman las reglas.

Existe un solo caso en Chile en que un tribunal ha dictado pena de presidio efectiva por maltrato animal: un caso ocurrido en el norte del país el año 2014 en que se condenó a dos personas a cumplir pena efectiva de cárcel por 242 días por maltrato animal.  Los dos condenados estaban prófugos y uno fue capturado el 7 de noviembre de este año por Carabineros e ingresó a la cárcel al día siguiente.  El otro condenado sigue prófugo.

Es de esperar que con este ejemplo, la justicia comience a aplicar penas más severas en casos similares.

Más detalles del caso aquí 

Valorar: 
5
Promedio: 5 (1 votos)